Skip to content

Una pequeña historia de bienvenida

12 octubre, 2010

Aún recuerdo mi primera fotografía. Fue el día de la primera comunión de mi hermana. Yo tendría 9 ó 10 años cuando acerqué mi ojo a esa pequeña ventanita sin saber que años más tarde se convertiría en mi profesión, y que ese visor sería mi forma de ver y de contar el mundo. ¿Dónde estará esa vieja Yashica de visor telemétrico? Recuerdo que miré a través de ella, encuadré como pude y tomé la fotografía. Fue un solo clic, pero ese sonido mágico me marcó de tal manera que ya no se borraría.

Aún no existía, ni en la mente más avanzada, la posibilidad de imágenes digitales y los revelados se entregaban en 24 horas, claro está, después de terminar el carrete, así que no sé cuánto tiempo pasó desde que tomé la imagen hasta que pude verla definitivamente copiada en papel 10×15. Lo que sí recuerdo fue la excitación al abrir el sobre con todas las fotos copiadas y buscar ansiosamente “mi foto”. Al verla me llevé una pequeña decepción, un niño de esa edad no sabía como explicarlo, pero no me sentía satisfecho, veía que algo estaba mal, que no me agradaba. Las cabezas de mi hermana y mi madre estaban perfectamente centradas, demasiado lejos y había mucho espacio alrededor. ¿Cómo era posible si eso no es lo que había visto al mirar por el visor?. Esa gran frustración me dejó inquieto, más aún cuando nuestros recursos económicos no permitían que un niño como yo estuviera tomando fotografías a diestro y siniestro. Así, en mis tardes de juegos, cogía la Yashica y se hizo mi amiga, miraba a través del visor y me fascinaba el poder que me ofrecía encuadrar el mundo que me rodeaba, seleccionar y disparar. Disparaba y disparaba sin película en su interior, con la tranquilidad de no estar gastando los preciados rollos de fotos. Sin saberlo, estaba desarrollando de forma intuitiva una forma de ver. No fue hasta los 13 años cuando mi madre me regaló mi primera cámara, una Zenit 11 que aún conservo. Fue a partir de ahí cuando empecé a preocuparme por la técnica. Algo indispensable si no querías derrochar dinero y si deseabas conseguir la satisfacción de haber plasmado lo que querías tal y como lo querías.

Diafragma, velocidad de obturación  y ASA (así es como se llamaba antes de que se convirtiera en la actual denominación ISO), fueron los primeros números que “bailaron” en mi mente en mis primeros pasos de aprendizaje; luego vino el gran descubrimiento del control de profundidad de campo, abriéndome un nuevo mundo creativo y un salto cualitativo en mis fotografías. Recuerdo que el manejo del flash fue otro duro aprendizaje de ensayo error. Acudía al estudio de revelado cercano a casa y su dueño, muy amablemente, me indicaba qué diafragma debía seleccionar dependiendo del ASA y de la distancia al sujeto a fotografiar. No hace mucho me encontré a esa persona y le recordé cómo aquella tarde me ayudó a desenmarañar el complejo mundo de la exposición con flash electrónico. Lógicamente no se acordaba de aquel adolescente, pero yo sí y le agradecí sus consejos. Aún tiene un estudio fotográfico, pero en otro lugar.

Cada vez que tenía oportunidad, sacaba la cámara y practicaba. Los miembros de mi familia se convirtieron en mis primeros modelos, el perro, las flores de los jardines…, las excursiones, los eventos familiares. Ya todos sabían que yo era el encargado de las fotografías.

Los estudios universitarios supusieron un cierto parón en mi actividad fotográfica, comencé a trabajar en algo relacionado a mis estudios de Empresariales, pero aquello no me llenaba. Mi mente inquieta y curiosa no se veía trabajando en aquello toda la vida, así que busqué otros trabajos temporales. En ese tiempo conocía a una persona maravillosa de la que me enamoré, Loreto, mi actual compañera. Fue ella quien me animó a aventurarme en el mundo de la fotografía como profesión y se lo agradezco enormemente, a pesar de que no ha sido un camino fácil de recorrer.

Comencé mis estudios de Imagen y Sonido. Allí conocí a otro fotógrafo, Fran Pallero (actualmente fotoperiodista en el periódico Diario de Avisos). Fue una época muy fructífera que definiría mi estilo fotográfico. Juntos salíamos a tomar fotografías y prácticamente juntos empezamos a trabajar en los medios de comunicación. Recuerdo mi primera portada en un medio de comunicación, concretamente en el Diario de Avisos, siendo aún estudiante de Imagen y Sonido (eso es otra historia que contaré en otro momento), lo que me sirvió un poco más tarde para entrar en prácticas en dicho periódico.

Al año se presentó la oportunidad de trabajar para el periódico El Día y allí estuve durante ocho años. Fueron unos años muy buenos, donde realmente se consolidaron mis conocimientos fotográficos, donde la práctica del día a día formaron mi carácter como fotógrafo, al mismo tiempo que crecía profesionalmente. Horas de actos fotográficos, de blanco y negro, de revelado y de copiado en el laboratorio, viendo con satisfacción los resultados que se publicaban diariamente en el periódico.

En esa época cubría un acto en sur de Tenerife, en la Universidad de Verano de Adeje. Ese acto reunía a algunos de los mejores fotógrafos del momento en España: el premio Pulitzer Javier Bauluz, Gervasio Sánchez y Santiago Lyon, entre otros. Fue éste último, no sé el motivo, tal vez vio en mí mi forma de trabajar o mis fotografías que estaban expuestas en el curso dentro de una exposición de varios compañeros fotoperiodistas canarios; quien me pidió colaborar desde Canarias para la agencia que dirigía como jefe de fotografía en España. La agencia en cuestión era nada más y nada menos que “The Associated Press”. Fue un lujo tener a Santiago Lyon de jefe. Una época en la que mi trabajo dio un salto cualitativo a base de equivocarme y de tener a alguien como él, varias veces premiado en el concurso World Press Photo, para corregirme. Después de varios años en esta agencia estadounidense, pasé a colaborar para la agencia española Efe, junto al experimentado fotógrafo Cristóbal García. Es la agencia para la que trabajo actualmente y en la que creo que he madurado en mi forma de hacer fotografía y en la que sigo aprendiendo día a día.

Volviendo la vista atrás, veo muchos años recorridos, casi veinte como profesional, algo más de treinta desde mi primer clic. Ahora miro hacia delante con la ilusión de seguir mejorando cada día y de compartir mis conocimientos con todos aquellos que lo deseen y quieran acercase a este blog o que me paren por la calle a preguntar; a todos aquellos que, como yo en mi primer clic, necesiten de alguien que les ayude a avanzar fotográficamente. Bienvenido a mi blog.

Anuncios
26 comentarios leave one →
  1. cristóbal garcía permalink
    2 noviembre, 2010 21:04

    Ya te tengo entre ‘favoritos’. Seguire tus andanzas blogueras.
    Salud y suerte

  2. Ana permalink
    3 noviembre, 2010 19:36

    Felicidades por tu blog.
    Espero que llegue a ser un verdadero referente en el mundo de la fotografía, donde poder consultar trucos y otras cosas.

    Me encanta la foto que escogiste. Mucha suerte

  3. 3 noviembre, 2010 19:56

    Ya estoy suscrito. Date un salto por el mío, a ver que te parece… aunque, todavía está muy verde. Enhorabuena por el blog y, nos vemos el Domingo. Saludos!

  4. Leopoldo Pérez Díaz permalink
    3 noviembre, 2010 22:06

    Me gusta la idea. Te seguire atentamente. Un saludo

  5. Chelo Criado permalink
    4 noviembre, 2010 09:17

    …Es curioso, tengo tropecientos años y gracias a ti y a la fotografia he vuelto a los “9 o 10 años”..has descrito mis sensaciones de estos meses…Aprenderé el camino de este rincon tuyo..de esta aula y sala de exposición..GRACIASSS MAESTRO

    • 4 noviembre, 2010 09:44

      Chelo, muchas gracias. Comentarios como éste y como otros que he recibido, son la mayor recompensa para alguien como yo que disfruta compartiendo lo que más le gusta.

  6. 5 noviembre, 2010 02:34

    Compi, qué alegría y qué sorpresa descubrir tu nuevo blog. Me ha encantado tu pequeña-gran historia. Tanto como ser tu amigo y haber aprendido tanto contigo. Dentro de muchos años, cuando pueda escribir mi historia, tu nombre aparecerá en ella.

    Ánimo con el blog. Ya tienes otro lector más.

  7. 5 noviembre, 2010 11:15

    Felicidades amigo, muy bueno el blog y en cierto modo gracias tambien porque uno de los primeros fotografo PROFESIONALES que vi trabajando en mi vida antes de dedicarme “seriamente” a esto, fue a ti y a Fran, dos jovenes fotografos con unas ganas increibles de conseguir la noticia, en ese instante un incendio en las cumbres de la Matanza, ya hemos recordado mil veces la historia, pero recuerdo que ese dia llevé mi vieja Ricoh con ustedes y tomé mis primeras fotos ” diferentes”, desde ese momento se fue haciendo un especil gustillo por hacer fotos, ya han pasado algunos años y aun queda muuuchiisimo por aprender.
    Desde este tu blog quiero darte las gracias por la parte que te toca, un abrazo.

    • 5 noviembre, 2010 13:20

      Compañero, muchas gracias por recordarme aquel día. A ver si nos reunimos y entre Fran, tu y yo volvemos a recordar aquel momento. Prometo dedicarle un espacio en este modesto blog que comienzo. Un abrazo.

  8. Candi permalink
    6 noviembre, 2010 16:06

    Preciosa historia, tu historia. Enhorabuena por este blog, y espero compartir tus conocimientos y tus fotografías en él. Gracias y un abrazo.

  9. Alex Rosa permalink
    6 noviembre, 2010 22:32

    Suerte compañero!

    Espero que actualices habitualmente.

    Buena foto la que sales tu con el ordenata 😉

  10. 7 noviembre, 2010 13:52

    Cuantos más “blogs” existan, más recursos tiene uno para seguir aprendiendo a fotografiar.
    Gracias por compartir, a partir de ahora, otro blog más entre mis favoritos.
    Saludos.

    Fran Afonso

  11. 7 noviembre, 2010 15:12

    Muy buen relato Ramón, casi tanto como tus fotos…saludos compañero

  12. 30 enero, 2012 15:33

    Hola Ramón,

    he descubierto tu fotolog hoy y no paré hasta repasarme todas las entradas hasta llegar a esta. La verdad es que transmites pasión, profesionalidad, experiencia y entusiasmo por tu profesión. Es una suerte que te puedas ganar la vida haciendo lo que te gusta y que tengas ganas de transmitirlo tal como lo haces.

    Ya te tengo en mis feeds, así que no dejes de publicar.

    Si alguna vez das un curso en Galicia, ya tienes un candidato.

    Un saludo desde Vigo
    jmarior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: