Skip to content

“Hutu” por James Nachtwey

25 noviembre, 2013
Fotografía de James Nachtwey de un refugiado hutu

Fotografía de James Nachtwey de un refugiado hutu

En 1994, el fotógrafo estadounidense James Nachtwey (Nueva York, 1948), fotografió a este refugiado de la población hutu, acusado de simpatizar con los rebeldes tutsis, en un hospital de la Cruz Roja durante el genocidio ocurrido en Ruanda.

Nachtwey es un fotógrafo reconocido internacionalmente con infinidad de premios. Esta fotografía fue galardonada en el prestigioso World Press Photo como fotografía del año 1994

La imagen es simple en cuanto a su forma pero desgarradora en cuanto a su contenido. Muestra las terribles cicatrices provocadas por un ataque con machete de la milicia hutu. La mirada que atraviesa el suelo, la boca abierta y su mano en el cuello, forman un conjunto de elementos que apoyan la idea de ahogo y de terrible sufrimiento.

Un aspecto a resaltar en el aspecto formal de la composición, es la disposición de la cabeza dentro del encuadre. Nachtwey se salta deliberadamente una regla básica en composición, como es la de dejar “aire” en la dirección de la mirada del sujeto fotografiado, creando sensación de ahogo y estrés en el espectador que contempla la imagen, y por tanto, reforzando los elementos contenidos en la fotografía.

No oculto mi admiración por este fotógrafo que va más allá de la mera fotografía y que aporta su dimensión como persona para crear una respuesta, un efecto, en el espectador.

Nachtwey escribió: “Hay una tensión entre lo que es objetivo y subjetivo en el reportaje. Los sentimientos que tienes sobre lo que has visto (enfado, incredulidad, compasión) tienen que ser canalizados en tus fotografías. Frente a ti hay hechos objetivos, pero la fotografía es un proceso de selección: cómo percibes la luz, qué dejas fuera del encuadre. Todos estos factores crean un cierto efecto, y yo quiero crear un efecto”

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Jesús Notario permalink
    25 noviembre, 2013 13:16

    Ya había visto la foto. Tremenda, tremenda, tremenda. Yo pensaba que las cicatrices eran de haberle dado la vuelta a la cabeza con alambre de espino. No sé qué es peor. Barbarie y crueldad a partes iguales, en cualquier caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: